Evita usar "limpiadores" en Windows o Linux


Con aplicaciones de limpieza como BleachBit, deborphan o similares, logran fácilmente destruir más de lo que se desea. Son "inofensivas" balas de destrucción de software que pueden dañar tu sistema más allá de lo que prometen reparar.

No puedes confiar en ellas, porque a menos que tengas mucho cuidado y sepas lo suficiente para repara los daños, eliminan demasiado y dañan el sistema. A veces lo hacen tan pesadamente, que tu Ubuntu o Mint no puede arrancar correctamente el escritorio nunca más (a menos que lo repares o reinstales). Bajo ciertas circunstancias, BleachBit puede incluso contaminar tu sistema con cantidades masivas de basura.

BleachBit, deborphan y otros como ellas son superfluas en el mejor de los casos y desastrosas en el peor de ellos. Son "herramientas" que responden principalmente a las necesidades psicológicas de los nuevos usuarios de GNU/Linux que vienen de Windows y asumen erróneamente que también se necesita cierto mantenimiento esencial de Windows en Linux.

En resumen: es una trampa para novatos. No te fíes de ellas.

Además, todas las aplicaciones de limpieza que conozco y he utilizado son superfluas. El sistema de GNU/Linux casi no experimenta ninguna contaminación, así que la limpieza no es necesaria. Usándolas puede a lo sumo ganar un gigabyte de espacio en disco, pero con un riesgo inaceptablemente alto de daños, yo lo he experimentado tanto en Windows como en varias distribuciones GNU/Linux. Si deseas limpiar un poco todos los "residuos" del sistema, hay otros modos de hacerlo de una forma segura para Ubuntu y Linux Mint.

Para Linux Mint sigue esta guía (está en inglés posteriormente la traduciré)

Para Ubuntu sigue esta guía (está en inglés posteriormente la traduciré)

Sólo hay una excepción: y esta es más para Ubuntu y derivadas (no tanto en Linux Mint) en donde querrás reducir el número de kernel antiguos de vez en cuando. Esto se puede hacer así:

Abre una terminal y escribe: sudo dpkg --get-selections | grep linux-image

Y nos debe aparecer algo así:

linux-image-4.4.0-53-generic                     install
linux-image-4.8.0-53-generic                     install
linux-image-4.8.0-58-generic                     install
linux-image-extra-4.4.0-53-generic        install
linux-image-extra-4.8.0-53-generic        install
linux-image-extra-4.8.0-58-generic        install

Observamos que hay un kernel antiguo el 4.4.0-53-generic y vamos a eliminarlo del sistema, procedemos así siempre en la terminal:

sudo apt-get --purge remove linux-image-4.4.0-53-generic

sudo apt-get --purge remove linux-image-extra-4.4.0-53-generic

y después:

sudo update-grub2

Y listo, nos ganamos unos megas de espacio y nada más.

Las herramientas de desfragmentación son aún peores. Desafortunadamente, puedes encontrar algunas herramientas de desfragmentación en las "franjas" del ecosistema de GNU/Linux... ¡No las uses! Hay un riesgo considerable de que o bien estropeará tu sistema más allá de toda reparación, o causar la pérdida masiva de archivos.

Las herramientas de desfragmentación son una basura peligrosa, sin ninguna excepción. Lo que es más: GNU/Linux ni siquiera necesita desfragmentación.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO